UN TOUR DE POTENTES SABORES POR LA CAPITAL CHECA

Con este post sobre la gastronomía praguense me estreno en Tripodefilms. Quiero compartir con vosotros dos de mis grandes pasiones, que a menudo suelen ir de la mano, los viajes y el buen yantar. Si las expectativas sobre la ciudad en sí eran altas (muy altas) tengo que confesar que no esperaba que su cocina me sorprendiera como lo hizo finalmente. Dejando la cerveza a un lado (su fama le precede y contra esta no se puede luchar), debo reconocer que había añadido algunos ‘peros’ culinarios en este equipaje. Comidas pesadas, ¿exceso de salsas?, carne, demasiada carne… Todos mis prejuicios se desmontaron en apenas un par de días.

 

Codillo U Pivrnce

Y sí, la gastronomía de esta ciudad (y la checa en general) la forman platos contundentes pero deliciosos: sopas y cremas que reconfortan en invierno, salsas, patatas, pasteles de carne, panes, mucho pan y, como no, el indispensable codillo (‘knuckle’). Platos de ingredientes sencillos y tradicionales pero sabrosos. Lo que ves es lo que hay, pero para qué quieres más.

Con un codillo fantástico inauguramos nuestra visita a la ciudad de Kafka. Llegamos hambrientos, lo normal después del madrugón con el que solemos iniciar nuestros viajes, al Pivnice U Pivrnce, un restaurante tradicional situado muy cerca del reloj astronómico frecuentando por turistas pero sin perder la esencia. Tienen carta en español y muy buena cerveza. Llama la atención por su decoración ya que pertenece a un famoso dibujante checo cuyas caricaturas adornan la estancia… ¡Ojo, que puedes pintar en las paredes! Y el codillo de diez. Lo pedimos acompañado de ensalada y puré de patatas, y comimos dos personas ya que la pieza alegremente puede pesar más de un kilo. Para rematar el almuerzo, helado… de cerveza. Y sorpresa, los precios muy asequibles contando además con la ubicación del sitio.

 

Si queréis seguir indagando en la naturaleza del codillo, y preparar vuestra tesis, otro lugar muy recomendable es Krcma, en el barrio judío. Nos dieron la pista nuestros chicos del free tour (prometo otro post) y a la salida del restaurante no pudimos dejar de darles la razón mientras compartíamos unas cervezas, curiosidades sobre la vida en Praga y algunas recomendaciones fuera de las guías para turistas. Krcma ofrece comida casera, platos abundantes (ojo al pedir), buen trato y mejor factura al final. El queso frito no dejéis de probarlo si vais. Volvimos a repetir antes de dejar la ciudad.

Si buscáis algo diferente y más ligero (es un decir), para picar a mediodía, Nase Maso. Está un poquito más alejado de la plaza de la ciudad vieja (nuestro kilómetro cero) pero poca cosa. Se trata de una carnicería… sí, oyes bien. Es un sitio pequeño, con unas poquitas mesas altas, su mostrador para que elijas el género y su grifo de cerveza para que te sirvas directamente. Podrás elegir la pieza de carne que prefieras y te la cocinan al momento. Destaca también por su variedad de salchichas y embutidos. Y las hamburguesas… ¡ay, las hyamburguesas!

Si cruzamos el río Moldava y nos vamos a Malá Strana, una opción acertada es U Magistra Kelly. Está cerca del castillo, en una zona más tranquila y alejada del bullicio de este barrio. Conviene reservar aunque nosotros no tuvimos problemas, quizás por la hora, para encontrar sitio. Fuimos a cenar y nos encontramos con la agradable sorpresa de un grupo que amenizaba la velada con canciones checas. Salchichas, camembert marinado, sopa del día, queso frito, pato, codillo, ‘dumplings’ estilo checo…. Carta no muy extensa pero tampoco necesita más. Y si vais de noche merece la pena el paseo por las calles de alrededor hasta llegar al puente de Carlos.

 

U Magistral Kelly

La cerveza en Praga es casi religión (sin el casi). Más barata que un botellín de agua, os lo aseguro. Si os apetece acompañar unas jarras bien frías con algo de historia, una buena idea es hacer alguno de los tours que ofrecen empresas como civitatis, por ejemplo. Si vais por libre, encontraréis multitud de bares, pubs y cervecerías donde parar y hacer un descanso, o varios, que la jornada al final seguro que se alarga. Destaca U Fleku, uno de los más famosos y tradicionales de la capital checa. Es enorme, tiene un gran patio al aire libre y podéis acompañar algunas de sus variedades, sobre todo la cerveza negra, con algo para comer. Pero ojo, no es barato ya que es también parada turística en toda regla y hay que estar atento a lo que te ofrecen los camareros. El licor lo cobran, no es invitación de la casa. Cerca del Teatro Nacional, merece la pena la visita.

 

Otro sitio con historia es U Tří růží (Las Tres Rosas). Sus orígenes se remontan nada más y nada menos que a 1405. Variedad de cervezas artesanas y especiales como la roja ‘Vienna Red’. Los amantes de la cerveza no lo deben pasar por alto porque además está muy cerca de la plaza vieja. U Supa, U Pinkasu y U Zlatého Tygra son otros nombres que tenéis que anotar.

En el parque Letná, dejando atrás el barrio judío y cruzando el río, además de unas estupendas vistas de Praga desde el Metrónomo también podéis disfrutar de unas cervezas bien frías justo debajo de este. Gente joven, praguenses, skaters y puede que alguna actuación… pero solo si el tiempo acompaña.

Para terminar, como los buenos finales, algo dulce siempre. Por favor, no os marchéis de Praga sin probar uno de sus famosos Trdelnik. No fui capaz de pronunciarlo en todo el viaje pero sí di buena cuenta de ellos. Se trata de un rollo de masa tradicional de la cocina eslovaca. Se enrolla alrededor de un palo (trdlo) y se hornea. El resultado lo puedes tomar tal cual, con azúcar y canela, o bien bañado en chocolate. Para los más golosos los sirven rellenos de nata, helado, crema, manzana, mermeladas, fresas… Una locura. Los verás por todas partes y al final no podrás resistirte, lo siento.

Pues con esto y un tredelnik me despido hasta la próxima. Espero haber dejado un buen sabor de boca y ganas de hacer la maleta.

 

los famosos Trdelnik

Deja un comentario

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Últimos Posts

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si deseas mayor información consulta nuestra Política cookies y nuestra Política de privacidad.